Hoy en Aragón - 21/08/2018

Noticias Portada - 2 de febrero de 2018

La Diputación Provincial de Huesca organiza el taller de fotoperiodismo “La dignidad es lo que importa” con Gervasio Sánchez

Imprimir Noticia Imprimir Noticia

Los días 10 y 11 de marzo, el reconocido reportero Gervasio Sánchez impartirá en Huesca el taller “La dignidad es lo que importa”, en el que abordará la manera en que un fotoperiodista debe plantearse su trabajo para documentar las tragedias y relatar el drama humano sin caer en el sensacionalismo. La Diputación Provincia de Huesca ha organizado este taller, de matrícula gratuita y por riguroso orden de inscripción, para el que ya se ha abierto la matrícula a través del correo artesplasticas@dphuesca.es.

Una niña circula entre las ruinas de una ciudad

El taller se celebrará en el aula de formación de la DPH, en la calle Berenguer, con horario de 10,00 a 14,00 y de 16,00 a 20,00 horas el sábado 10, y de 10,00 a 14,00 horas, el domingo 11. Su celebración se suma a la inauguración de la exposición de fotografías inéditas de Gervasio Sánchez “Vida”, que se abre al público el 7 de marzo, y al programa del XIX Congreso de Periodismo Digital de Huesca, los previos 8 y 9 de marzo,en el que Sánchez intervendrá como ponente con la charla “El periodismo es pasión y compromiso”.

Para qué sirve la fotografía de conflicto, por qué es importante que los conflictos sean cubiertos por fotógrafos y periodistas o cómo ha evolucionado la prensa en los últimos 30 años son algunas de las cuestiones que se abordarán en este taller, que sigue en su programa la trayectoria profesional de Gervasio Sánchez, con los conflictos que ha cubierto y sus proyectos fotográficos como guía. Así los resume él mismo:

-La guerra en color. Mis primeras imágenes de los años ochenta y de los noventa. Siempre he creído que la imagen no necesita de traducción simultánea. Esa es la clave de su poder.

-Sarajevo 1992-1994- 2008. La guerra de Bosnia-Herzegovina es parte incuestionable de mi vida profesional y personal. En aquel matadero aprendí que la guerra no se puede contar.

-Vidas Minadas 1997, 2002, 2007. Cuando en septiembre de 1995 viajé a Kuito (Angola) para hacer mi primer reportaje no pensé que mi vida iba a quedar minada para siempre por las víctimas de los terribles efectos de las minas antipersonas.

-Kosobo 1998-1999 El 27 de marzo de 1999 atraviesan la frontera 2.800 deportados. Dos días después, 40.053. La primera semana son 166.851. A los 14 días la cifra supera los 300.000. El 7 de junio hay en Albania 423.844 refugiados.

-Niños de la guerra. Dos millones de muertos, seis millones de heridos graves o discapacitados, un millón de huérfanos, quince millones de refugiados o desplazados son las cifras asépticas de la última década en un mundo que se imaginaba más seguro después del fin de la “Guerra Fría”.

-Sierra Leona, guerra y paz (1999-2004). La amputación fue la macabra singularidad de la guerra de Sierra Leona.Miles de niños fueron secuestrados en una de las guerras africanas más sangrientas y convertidos en salvajes combatientes en un ambiente de drogas, violencia y castigos.

-Desaparecidos (1998-2011) El desarrollo de Desaparecidos ha sido más punzante e hiriente que mis proyectos anteriores. No es fácil ver a miles de familiares esperando pacientemente un año tras otro su turno en una larga lista.

-Mujeres de Afganistán (2009-2014) Mi último proyecto presentado a finales de 2014 lo he realizado con la periodista Mònica Bernabé y ha durado seis años. Documentar el drama que sufre la totalidad de las mujeres afganas ha sido uno de mis trabajos más duros.

-Vida (2016). Visita comentada a la exposición.

Deja un comentario