Hoy en Aragón - 15/09/2019

Noticias Portada - 27 de noviembre de 2017

Para informar mejor sobre violencia machista hay que tratarla como un tema político y centrarse en denunciar al agresor

Imprimir Noticia Imprimir Noticia

Las II Jornadas “Información y violencia machista” del Ayuntamiento de Zaragoza y la Asociación de Periodistas de Aragón han seguido profundizando en el papel de los medios de comunicación en la eliminación de la violencia machista con un taller para profesionales y estudiantes sobre cómo comunicar mejor este tema y dos ideas claves por parte de los ponentes: poner el foco en el agresor, no en la víctima, y revisar el papel de los medios y las redes sociales.

Cristina Fallarás en las Jornadas de Información y Violencia Machista

En la primera parte del taller, la periodista Cristina Fallarás se ha mostrado muy crítica con el papel de los medios y destacó que son las redes sociales quienes están introduciendo la violencia contra las mujeres en la agenda política. Desde otra perspectiva la sesión se ha completado con la intervención de dos portavoces de la asociación Somos Más, Mujeres Sobrevivientes de la Violencia Machista, que han señalado sus peticiones sobre cómo abordar el tema, recalcando que la clave debe ser denunciar al agresor.

Cristina Fallarás ha resumido que el problema en la información sobre violencia machista no está en la redacción o el tratamiento de las noticias, sino en el silencio, que ahora se está rompiendo gracias a las redes sociales y la figura de los prescriptores “que han modificado radicalmente la forma de acceder a la información”.

Así, para la ponente la esencia del periodismo no es informar, sino jerarquizar la importancia de las noticias y así crear opinión pública y que al tema de la mujer no se le da los espacios relevantes tanto por el sistema de propiedad patriarcal de los medios como por la relación entre estos y el poder político y el económico. Según Fallarás, los medios se han dedicado desde su aparición a tratar los temas políticos “y nuestro conocimiento histórico de la mujer no viene de la prensa sino de la literatura porque no se considera que la violencia contra la mujer sea política sino un suceso“.

Esta es la causa de que al informar sobre violencia machista “no se informe sobre el proceso judicial” y, al contrario de casos como los juicios por corrupción, no se sepa la condena final o si el agresor tiene la patria potestad. Sin embargo, la aparición de internet y las redes sociales ha supuesto que se puede transmitir información sin necesidad de una gran inversión de capital y que además se puede “corregir la política y crear un nuevo relato”.

“Los medios en la medida que no denuncian, participan” ha acusado Fallarás, que ha señalado varios casos recientes (la violación de “La Manada”, Juana Rivas o la campaña #YoTambién) para mostrar cómo desde las redes han surgido denuncias o se ha cambiado el discurso; por eso ha llamado a los periodistas “a revisar el papel de los medios y las redes, como única manera de fiscalizar”, aunque destacando que “estamos en mitad de una vorágine y algo está cambiando”.

DPoz5eOXcAAm3oV

Las peticiones de las supervivientes

En la segunda parte del taller, las representantes de Asociación Somos Más, creada en Zaragoza el pasado año, han puesto la voz a las mujeres que han sufrido la violencia para explicar qué echan en falta en los medios y los problemas a los que se enfrentan tras denunciar a su agresor.

Anette Merino, secretaria de la asociación, ha comenzado su intervención pidiendo poner el foco de las informaciones en el agresor, que no se den datos que los justifiquen ni detalles morbosos “que solo hacen daño a las familias”, sino que se investigue “como tenemos que modiciar nuestra vida y actividades mientras ellos van andando tranquilamente por la calle”.

Merino ha señalado la importancia de enfocar las noticias hacia la sensibilización y la prevención con contenidos como explicar el proceso de denuncia, las condenas o la falta de recursos e incidir en que “no existe un perfil de mujer maltratada, a cualquier mujer le puede pasar; pero el perfil del maltratador es siempre el mismo, ayudenos a identificarlos”.

En especial, desde la Asociación Somos Más se demanda a los periodistas que ayuden a a “llevar a sociedad por qué un niño sigue merced maltratador“, porque con condenas leves o custodias compartidas “estamos haciendo que un niño crezca viendo el maltrato como algo normal o que hay que asumir”.

En la misma linea, la presidenta Ariadna Marco, reclamó que se respete la presunción de inocencia pero se señalé a los condenados; como ejemplo señaló que mientras Juana Rivas se tendrá que enfrentar a “un estigma tras otro”, su marido “vive feliz y nadie sabe quién es”. “¿Cuál es la cara de ese hombre?, en cuanto esté condenado la quiero ver? Si nos han machacado con las caras de los terroristas, también quiero verles las caras, son depredadores que pueden volver a actuar y cuanto más datos, mejor“, señaló.

Ariadna Marco también subrayó que las informaciones deben atender a los hijos como víctimas de la violencia de género, criticando que los jueces mantengan la patria potestad de maltratadores y asesinos o les concedan visitas y estancias, porque “si no se quita esa violencia en casa, esos niños son futuros agresores o víctimas”.

Los problemas de estas mujeres a su paso por la Policía o los Tribunales y sus reclamaciones sobre el funcionamiento del sistema para atenderlas motivaron un vivo debate, en el que Marco aseguró que los maltratadores “se vienen arriba porque en la prensa ven que no pasa nada” y que concluyó con la petición a los medios de que “no nos llamen solo en noviembre, porque el problema sigue los otros once meses”.

Marina Fortuño, Cristina Fallaras

Deja un comentario