Hoy en Aragón - 21/07/2019

Otras Noticias Portada - 27 de marzo de 2019

El fotoperiodista aragonés Diego Ibarra expone su trabajo sobre los niños ucranianos en Córdoba y Turín

Imprimir Noticia Imprimir Noticia

El fotoperiodista Diego Ibarra Sánchez (Zaragoza, 1982) muestra su trabajo más reciente, sobre el adoctrinamiento en disciplinas y valores militares que reciben los niños en Ucrania en dos exposiciones simultáneas: una dentro de la Bienal de Fotografía de Córdoba y otra en la galería de arte Raffaella De Chirico en Turín. Además, estas imágenes se han publicado en un reportaje en el último número de la revista National Geographic.

3-3-1024x683

El fotógrafo destaca como el conflicto armado en Ucrania entre Kiev y los separatistas apoyados por Rusia,  ha entrando en su quinto año y con la guerra anquilosada, “la necesidad de reforzar la creencia y la fe ciega a la patria se inyecta en las venas de las nuevas generaciones.  El adoctrinamiento está secuestrando una infancia marcada por la guerra mientras Europa fabrica de nuevo sus tinieblas”. Así sus imágenes muestran a los niños entre máscaras antigás, trincheras, granadas, repetición de himnos patrióticos y rifles de madera.

En Córdoba, la exposición se ha abierto al público con el título “Iron Kids. La militarización de la educación en Ucrania” y está abierta hasta el 19 de mayo en la Facultad de Filosofía y Letras. En Turín, se puede visitar hasta el 27 de abril con el nombre de “Alive and well” y en este caso se completa con fotografías de la serie Hijackededucation”, educación saqueada, que refleja el impacto de la guerra en la escolarización y la infancia en países como Pakistán, Siria, Irak…  dentro del mismo objetivo de “crear una cuenta personal y universal que muestre cómo la violencia, el extremismo, la intolerancia y el miedo están barriendo el futuro de toda una generación de miles de niños”.

Diego Ibarra ha realizado reportajes en países como Nigeria o Colombia y trabaja como freelance desde 2009 en Asia Central, primero desde Pakistán y actualmente desde Líbano; colabora con medios como The New York Times, Der Spiegel, National Geographic o Al Jazeera y ha realizado distintas exposiciones. Su trabajo ha sido reconocido con premios como los de la NPPA (Asociación Nacional de Fotógrafos de Prensa), el Juan Bartolomé de la AECID o el premio de de la Asociación Pro Derechos Humanos y también ganó el primer premio de la APA para profesionales que trabajan en el extranjero.  Es miembro de la cooperativa fotográfica MeMo (Memoria en Movimiento), un proyecto editorial que quiere aprovechar las nuevas tecnologías para “empujar los límites de la narración visual”.

Iron Kids. La militarización de la educación en Ucrania

Deja un comentario