Hoy en Aragón - 18/11/2017

Otras Noticias - 22 de julio de 2016

Los periodistas reivindican en la UIMP el papel de los medios en la transparencia administrativa

Imprimir Noticia Imprimir Noticia

El periodismo más tradicional y sus nuevas corrientes, representados por Victoria Prego (presidenta de la Asociación de la Prensa de Madrid), Borja Bergareche (director de Innovación Editorial de Vocento) y Mar Cabra (periodista de datos que publicó los papeles de Panamá), han debatido sobre El papel de los medios en el cambio de modelo dentro del encuentro Reforma administrativa y transparencia en las administraciones públicas, en los cursos de verano de la Universidad Internacional Menéndez y Pelayo. En esta mesa redonda, el objetivo ha sido “aportar un punto de vista que no es estrictamente ciudadano pero que está a su servicio, el de los periodistas”.

FOTO: Juan Manuel Serrano

FOTO: Juan Manuel Serrano

Prego ha apuntado que “el periodismo es el instrumento esencial e irrenunciable para que la transparencia sea un hecho” y ha asegurado que “la democracia española estaría infectada hasta las cejas y sería irrecuperable si no hubiera habido periodistas que cumplían su obligación de investigar y sacar a la luz centenares de corrupciones”. La presidenta de la APM ha hecho un repaso sobre diferentes casos destapados por el periodismo de investigación: “Esto os lo cuento para que os hagáis una idea de cómo un partido político puede forzar las cosas para que no se le vean las vergüenzas” –ha dicho en referencia al caso Filesa-, y ha puesto ejemplos de cómo “la actividad periodística trata de destapar lo que hay de corrupción en los poderes”: Gurtel, Púnica, los Pujol… No obstante, ha matizado que “tendemos a confundir la corrupción de la política con la de la administración y no es cierto, porque la administración del Estado puede ser oscura pero no corrupta”.

Prego ha hecho hincapié en que “casi todas las informaciones que han permitido que estos casos pasen al sistema judicial y se limpien los bajos del sistema, han sido posibles por la investigación de periodistas”. También ha explicado que el cambio que han experimentado los medios hace “más difícil mantener oculto un robo, una corrupción, unos abusos”, y por ello los ciudadanos han tomado conciencia. Eso sí, la ciudadanía tampoco se libra de la crítica pues, según ha comentado la periodista, “aquí no hay ciudadanos arcangélicos y una élite sinvergüenza y corrupta; aquí todo el mundo ha puesto su granito de arena. Los ciudadanos se eximen de responsabilidad, tenemos una caradura impresionante. No se debe reclamar honradez y limpieza en el ejercicio cuando uno no la practica”.

Como punto final de su intervención, Prego ha señalado que en la actualidad “hay un compromiso de los partidos y una conciencia ciudadana. Estamos en la mejor de las posiciones para esperar que la democracia española se limpie de estos bajos fondos y empiece a practicar, en sus niveles superiores, un ejercicio más limpio y honesto”.

Efectos de la “fascinación tecnológica”

Por su parte, Bergareche ha señalado que “elevar la calidad de la democracia española está en manos de todos nosotros” y para hacerlo, si se puede, “hay que evitar caer en la fascinación tecnológica”. Pues aunque el brillo de los nuevos medios nos ciegue, “no hay que olvidar los principios deontológicos ni los deberes básicos del periodismo”, ha apuntado el director de Innovación de Vocento.

En su exposición, ha hablado de Assange, Snowden, Bradley (ahora Chelsea) Manning…, algunos de los protagonistas de “esta era de las filtraciones en la que vivimos” donde los datos son “el nuevo oro negro” y donde “el nuevo equilibrio entre política y ciudadanía ha transformado la práctica del periodismo, pero no su esencia”.

Bergareche ha explicado que en la actualidad “el consumo de noticias es móvil y social. El 55% de usuarios generalistas ya accede desde un móvil y cada vez más se consumen noticias a través de redes sociales o WhatsApp. Todo cambia porque se fragmenta la distribución de la información”, y por ello “necesitamos periodistas que trabajen de forma horizontal y en red” no profesionales tan “celosos de su información” que se crean Gollum con el anillo de poder de la Tierra Media.

Sobre la transparencia, ha afirmado que, gracias a la Ley de Transparencia, “España dejó de ser el patito feo”, pero que esta normativa “y su aplicación son insuficientes y rácanas”. También ha señalado que “el Portal de Transparencia es infranqueable y los ciudadanos no hacen demandas”, por ello ha instado a los presentes a utilizar esta plataforma y “no esperar a que lo hagan los periodistas, todos vosotros sois sujetos activos”.

Nuevo tiempo de “filtraciones legales”

Para Mar Cabra, una de las periodistas que destapó los papeles de Panamá, a partir de ahora “los periodistas podemos ser uno de los principales usuarios de la Ley de Transparencia”. Esta normativa se convierte en “una tercera herramienta, la utilización de la ley para pedir información aunque los medios tradicionalmente nos hayamos alimentado de filtraciones o de lo que nos daban los departamentos de prensa”, ha explicado.

La periodista de datos ha comentado que “se ha abierto una vía más: las filtraciones legales que nos permite la Ley de Transparencia, aunque es una normativa débil que no nos permite acceder a tanta información como en otros países, pero que nos dará grandes historias a medida que nos acostumbremos a pedir la información a través de la ley”. Un procedimiento al que tiene que hacerse no solo el periodismo, sino también “los ciudadanos”, y así se producirá “un cambio de cultura democrática” que está empezando tímidamente en nuestro país y a la que “hay que dar tiempo” para que la sociedad española se acostumbre a “este nuevo derecho que tenemos”.

Deja un comentario